Home
 Contenido
 Consultas
 Cursos
 Prensa
 Eventos
 Links
 Contacto







     La boca es parte de un todo y no hay buena salud si nos olvidamos de ella.

     Aparecen allí muchos síntomas que tienen que ver con la totalidad, desde el tipo de saliva, el aliento, las características de la lengua, coloración de los dientes, e incluso hábitos, como morder distintos objetos o apretar los dientes por la noche.
     La odontología fue siempre una isla dentro del concepto de totalidad una cuestión reservada para la alopatía, es hora de que lleguen nuevos o mejor dicho buenos aires que la suavicen y permitan integrarla con otras disciplinas.

     La boca es un espacio abierto para la homeopatía.

     El simple acto de cepillarse los dientes puede ser más placentero si le damos un sentido.
     ¿Cómo limpiaría usted su vajilla de porcelana después de haber comido en ella? Con cuidado por supuesto. Dedique el tiempo suficiente no sólo para limpiar sus dientes de forma mecánica sino aprovechando ese momento para mirar su boca, los labios, las encías, si éstas sangran, si hay ampollas en las mucosas o manchas en su dentadura.

     La prevención comienza en el autoconocimiento, en el detectar, en el sensibilizamos con nuestros síntomas y cambios por pequeños que fuesen.

Para tener dientes sanos:

   El primer paso es comprometerse con la higiene diaria para poder lìbrarnos de la placa bacteriana. Esta es incolora, pero existen sustancias que nos permiten hacerla visible y así eliminarla más fácilmente.

   Elija un cepillo de dientes con cabezal pequeño y de cerdas suaves.

   Debe reemplazarlo cada dos meses.

   Cepille sus dientes colocando una pequeña porción de pasta. No moje el cepillo.

   Existen en el mercado pastas y enjuagues a base de esencias naturales que estimulan las propias defensas.

   El uso de pastas con flúor conviene sólo en casos en que se considere necesario.

   El cepillo debe colocarse en ángulo y con movimientos circulares, hacer que las cerdas entren en contacto con la zona situada entre la encía y el diente.

   Deberá dividir la boca en sectores, y no olvidarse de la cara interna de los dientes.

   Es recomendable el uso de accesorios como el hilo dental o los palitos interdentales que permiten una mejor limpieza de las caras laterales de los dientes.

   En caso de sangrado de encías deberá masajearse con geles o tinturas a base de salvia, caléndula o propóleo. Los buches con agua y sal marina también pueden ser de utilidad.

   Es importante la limpieza de la lengua, en ella se deposita saburra, mucosidades, sustancias tóxicas, sobretodo en los fumadores. Utilice una cucharita de café, barriendo desde la base hasta la punta o también puede hacerse con el cepillo dental.

   Esto favorece el funcionamiento de las glándulas salivales, de las papilas gustativas y levanta las defensas de toda la región bucofaringea.

   Controle su ingesta de hidratos de carbono, los azúcares refinados son los peores. Es más perjudicial consumirlos a cualquier hora.


     Quiero recordar que estos consejos de ningún modo suplantan la visita periódica al odontólogo.

Home | Contenido | Consultas  | Cursos | Prensa | Eventos | Links | Contacto

Dra. Mónica A. Jurio Copyright © 2001 OdontoHomeo Site. Reservados todos los derechos.
Revisado: Marzo de 2006 by SC Sistemas
- Webmaster: Pablo A. Cerbino email: pcerbino@sinectis.com.ar -